miércoles, 3 de septiembre de 2014

Análisis cognitivo-conductual



Análisis cognitivo-conductual


   
     - Una persona trae consigo una carga genética, inserta en un medio familiar y social rodeada por determinadas conductas; que serán parte de su carácter después de los 12 años apróx. Cuando tenga la capacidad de analizar su propia conducta, sus inclinaciones y sentimientos, deberá READECUAR su pensamiento  a las normas éticas y morales propias de una sociedad civilizada.
    - Actualmente detectamos fallas en la educación, desde el inicio: cero a 18 años en las personas. Lo que reciben es instrucción académica; como ramos en matemáticas, lenguaje, historia, biología, etc.  En cuanto a conducta escasamente se da en los hogares y colegios. La comunidad  en general está disgregada en diferentes intereses; incluyendo las iglesias religiosas que no imparten una educación o prédica de buena y loable conducta.
     - La sociedad está desviando las ambiciones humanas. Los principios éticos son considerados secundarios por su “poca utilidad” en el plano de los deseos personales materialistas solamente.
     - Cada persona, individualmente tiene como tarea trabajar en sus áreas de conflicto, aquellas que no le permiten avanzar en las relaciones humanas; con sus más cercanos: parientes, familiares, amistades, compañeros, conocidos, profesores, jefes, etc. Podrá detectar sus fallas, sus falencias y zonas erróneas. Con una mínima noción de lo que es bueno o malo dentro de las leyes establecidas (que se suponen conocidas por toda la población mundial); usará como herramientas para avanzar e interactuar con el resto.
Conclusión:

Genéticamente, familiar y socialmente está determinada para bien o para mal, dicha persona. Como existe la posibilidad de elegir y decidir cambiar desde lo cognitivo a lo conductual en valores y principios morales y éticos. Se puede lograr por bien propio y del resto. 


 
MARCIA FLANDES